Reconocimiento a la familia Luksic en el VII Congreso CEAPI

El Congreso del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), bajo el lema ‘Creer, crear y crecer. Iberoamérica ante el reto del crecimiento y la productividad’ cerró con broche de oro con un evento enfocado en el Premio Enrique V. Iglesias, bajo un acto presidido por Núria Vilanova, presidenta de CEAPI y Jaime Gilinski, presidente del VII Congreso CEAPI y presidente del Grupo Gilinski, en el que por primera vez toda una familia empresaria fue homenajeada. 

La familia Luksic, representada por Paola Luksic, recibió el reconocimiento gracias a su enorme trayectoria empresarial en Chile, donde hoy tiene participación en minería, banca, transporte, bebidas, manufactura y energía, manteniendo siempre un compromiso social filantrópico a través de la Fundación Luksic con la que impacta a miles de personas anualmente, consolidándose como uno de los grupos empresariales más relevantes de Latinoamérica.

Durante su discurso, Jaime Gilinski, presidente del Grupo Gilinski y presidente del VII Congreso de CEAPI declaró que “Chile le debe mucho a la familia Luksic, tanto como esta le debe a su país.  Por ello, se han esforzado en devolver al desierto lo que el desierto les dio, apoyando diversas fundaciones y proyectos sociales, enfocados sobre todo al desarrollo de la educación, los servicios de salud y la integración comunitaria”.

Por su parte, Núria Vilanova, presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI) destacó que en un mundo con tantos cambios y tantas incertidumbres las personas siguen marcando la diferencia. Este premio reconoce a las personas que sin ellas sus países no son hoy lo que son, y cuya huella trasciende a Iberoamérica y al mundo, a los empresarios que nos sirven de inspiración. A los que no son indiferentes, y no solo construyen grandes grupos, sino que también ponen su huella, en este caso para un Chile mejor, un mundo mejor”. 

Para Paola Luksic este reconocimiento significa “el reconocimiento a su familia por apoyar a traer desarrollo económico a Iberoamérica, abriendo las fronteras para ir más allá de Chile para mirar desde Latinoamérica al mundo” mencionando igualmente que “hoy por hoy las fronteras son cada vez más invisibles, y todos los países estamos enfocados en caminar hacia la meta del desarrollo”.

Esta distinción, es un reconocimiento a la figura de Enrique V. Iglesias, presidente de honor de CEAPI, un luchador incansable de la causa Iberoamericana, demostrada por su trayectoria en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y en la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

Este homenaje se realiza previo a la entrega del galardón de manos del Rey Felipe VI, en un acto solemne en Madrid, en los próximos meses.  

 

Los premiados

Este premio, reconoce desde 2014 a figuras empresariales de la Comunidad Iberoamericana, quienes se destacan por su aporte relevante y extraordinario al desarrollo de los países de la región, así como al fomento de los vínculos entre las naciones mediante actividades económicas, inversiones y la promoción del comercio.

El empresario mexicano Valentín Diez Morodo fue el primero en recibir esta distinción, que en ediciones posteriores ha reconocido al banquero, constructor y filántropo colombiano Luis Carlos Sarmiento; al hispano-mexicano y ya fallecido fundador de Grupo VIPS, Plácido Arango; al presidente de Pan-America Energy Group, el argentino Alejandro Bulgheroni; al expresidente de CAF Enrique García y al presidente de Copa Holdings, el panameño Stanley Motta. En las tres últimas ediciones, fueron reconocidos con el galardón la presidenta ejecutiva de Grupo Santander, Ana Botín, primera mujer distinguida con el título; el presidente del conglomerado empresarial y bancario colombiano Grupo Gilinski, Jaime Gilinski, y el reconocido empresario mexicano, Carlos Slim. 

Asimismo, han sido homenajeados Rebecca Grynspan, secretaria general de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), y Enrique García, expresidente del anco de Desarrollo de América Latina y el Caribe (CAF).

La historia del Grupo Luksic como lo conocemos hoy nace en los años 50, desde la visión y perseverancia de su fundador, Andrónico Luksic Abaroa. Tras iniciarse en la venta de autos en el norte de chile y guiado por un profundo espíritu emprendedor, dedicó su vida a la búsqueda de oportunidades de hacer empresa en diferentes sectores.

Setenta años después, y encabezado por las nuevas generaciones, el Grupo Luksic se ha posicionado como uno de los más dinámicos, diversificados y globales de Chile, con presencia en más de 140 países.

La diversificación ha sido un sello distintivo en el desarrollo del Grupo Luksic. Así como la búsqueda constante de socios de clase mundial que aporten experiencia y conocimiento en cada uno de los negocios en los que participan.

 

Post relacionados
X