El 83% de las empresas encuestadas en México entiende la RSC como una estrategia relacionada directamente con la forma de generar ingresos

  • En el estudio, realizado en colaboración por EAE Business School y el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica, CEAPI, han participado más de 100 empresas distribuidas entre 14 países de Latinoamérica y España.
  • Grupo DIARQ, Bimbo, Grupo ALFA y América Móvil son algunas de las compañías mexicanas que forman parte en este estudio.
  • El 95% de las empresas mexicanas están dispuestas a colaborar entre ellas para superar los actuales retos de sustentabilidad.

El contexto actual, caracterizado por las consecuencias económicas y sociales derivadas de la Covid-19, ha puesto el foco en la necesidad de que las empresas implementen planes de acción en RSC (responsabilidad social corporativa) y sostenibilidad. Esta preocupación ocupa cada vez más importancia y exige a las organizaciones que asuman un nuevo rol para afrontar la realidad. Tras la pandemia, el 83,3% de las empresas encuestadas en México entienden la RSC como una estrategia relacionada con la forma de generar ingresos maximizando los impactos positivos del negocio.

Estos datos se desprenden del I Observatorio ‘Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica’, realizado en colaboración por EAE Business School y CEAPI, para analizar la realidad de las empresas iberoamericanas en la etapa poscovid-19. La muestra incluye un total de 102 compañías de 14 países diferentes y de sectores de actividad distintos como energía y recursos naturales, banca y seguros o fabricación y alimentación, entre otros. OHL, Grupo Bimbo, Grupo Diarq, Grupo Alfa, AMC, FEMSA, Alsea, MABE, América Móvil, Xignux, CEMEX, Grupo Televisa y Grupo LALA SAB DE CV son algunos de los grandes líderes en su sector que representan a México en este estudio.

En la presentación de este estudio, celebrada esta mañana en México, Gina Diez Barroso, presidenta y fundadora del Grupo Diarq, y Núria Vilanova, presidenta de CEAPI han expuesto su punto de vista y su experiencia como actores del cambio responsable. Las empresarias intervinieron en un conversatorio, tras la muestra del documento de la mano de Bethlem Boronat, experta en sostenibilidad EAE Business School.

El presidente de COMCE y Presidente de honor internacional de CEAPI, Valentín Diez Morodo, quien ha intervenido esta mañana con unas palabras de bienvenida, ha aprovechado su discurso para destacar que “la sociedad ya no tolera las dinámicas empresariales que no estén marcadas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por eso, es el momento de creer y crear en Iberoamérica, apoyándonos en esta nueva era que apuesta por el respeto y la justicia, poniendo el foco en el cuidado de las personas y el medioambiente”.

Otras de las empresas mexicanas destacadas en el estudio, es Grupo Bimbo, un ejemplo de cómo una estrategia de RSC bien equilibrada puede desembocar en beneficios para todos los agentes involucrados. Para Daniel Servitje, presidente y director general de Grupo Bimbo, “armonizar el objetivo económico y equilibrarlo con finalidad social y ambiental” ha sido su aspiración desde hace décadas. Esta compañía mexicana lleva 75 años buscando compatibilizar el crecimiento económico, y la rentabilidad de negocio, con la aspiración de alimentar un mundo mejor, proteger el medioambiente y generar armonía social.

El informe destaca que el 95% de las empresas encuestadas están dispuestas a trabajar en un marco de colaboración, incluso con la competencia. Tanto es así que el 83,3% de las trasnacionales mexicanas encuestadas opinan que las estrategias corporativas de RSC y sustentabilidad deben tener una aplicación global. También se hizo hincapié en la necesidad de sumar al esfuerzo entre organizaciones al de los gobiernos, con el objetivo de que todos destinen recursos para lograr los objetivos de sustentabilidad en México, de cara alcanzar las metas de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable 2015-2030) propuestas por la ONU.

Otros datos de interés relativos a México que señala el análisis muestran como la RSC se está incorporando no sólo en el ámbito empresarial, sino también en jurídico. Un 86,8% cree que los aspectos voluntarios de la RSC se irán incorporando progresivamente en la legislación del país. De cara al futuro, el 84,5% de las empresas mexicanas afirman que las organizaciones que dispongan de un área específica de RSC estarán mejor preparadas para los desafíos postpandemia. A la pregunta de si los ODS introducirán cambios significativos en la estrategia competitiva de las empresas en América Latina, el 88,1% de las empresas mexicanas encuestadas respondieron que sí.

Por lo tanto, Bethlem Boronat, de EAE, concluye que “estamos en un momento de transición en el que las empresas mexicanas están aprendiendo a reorientar sus modelos de gestión hacia la sostenibilidad, pero ese solo es un primer paso hacia el objetivo que debería ser el ideal: que la sostenibilidad no sea solo un proceso más sino que sea el core del negocio alrededor de lo que giren absolutamente todos los aspectos de la empresa”.

Finalmente, Gina Díez Barroso, presidenta y fundadora del Grupo Diarq afirmó que “Las empresas deben agruparse, unirse y pasar a la acción, es imperativo ir más allá de las palabras. La sustentabilidad y la RSC no debe venir sólo de la dirección de las empresas, sino que los empleados deben ser parte partícipes, y son incluso ellos los que demandan responsabilidad a sus empleadores. En definitiva, las políticas corporativas de RSC de las organizaciones no pueden ser vistas como filantropía o un gasto, sino como una inversión, debe ser parte del negocio”.

Un papel más activo de las empresas ante el reto de la RSC  

Dos de cada tres organizaciones iberoamericanas consultadas expresan que asumirán un rol más activo en la lucha contra los problemas de la sociedad tras la Covid-19. Reconocen su responsabilidad en este contexto y apuestan por convertirse en líderes a nivel social. De hecho, el 78% de las empresas participantes cree que la RSC ha de ir un paso por delante de la legislación y anticiparse a los retos del futuro. Teniendo en cuenta que la sostenibilidad será aún más importante en la etapa poscovid-19, consideran este modelo como una apuesta segura para el futuro que debe permear de forma transversal por todas las áreas de la empresa.

Las nuevas prioridades empresariales tras la pandemia 

Tal y como indica el I Observatorio ‘Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica’, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ganan importancia para las empresas iberoamericanas en el periodo post-covid19, especialmente los que se refieren a paliar la crisis económica y social actual: “Salud y bienestar”, “Fin de la pobreza”, “Alianzas para alcanzar los objetivos” y “Reducción de desigualdades”. Sin embargo, estos mismos son también percibidos como los más difíciles de alcanzar y solo la mitad de las empresas (52%) se ven capacitadas para accionarlos internamente sin dificultad.

En la era poscovid-19, México destaca a la par en el cuidado del medioambiente y de la cadena de suministros (18,2%), a lo que le sigue de cerca la apuesta por los empleados (17,8%), la sociedad (16,1%), los clientes (15,3%) y la gobernanza (14,5%). Ahora bien, los empresarios mexicanos defienden en un 66,7% que la igualdad de género mantendrá la misma relevancia tras la crisis sanitaria.

Disponer de un área de RSC con recursos propios, clave para las empresas 

Ocho de cada diez empresas (79%) consideran que la incorporación de un área específica para la función de RSC supone una clara ventaja competitiva, ya que permite que estas se encuentren mejor preparadas para afrontar los nuevos retos que plantea el periodo poscovid-19. El 100% de las empresas que cuentan con un volumen de negocio superior a cinco billones dispone de un departamento dedicado específicamente a funciones de RSC.  

Aun así, hoy en día, una de cada tres empresas (36%) reconoce no tener un presupuesto concreto destinado a RSC porque cada departamento lo incorpora en su gestión diaria. Del I Observatorio ‘Tendencias en RSC y Sostenibilidad en Iberoamérica’ también se desprende que, a medida que aumenta el tamaño de la empresa, más áreas incluyen dentro del presupuesto departamental el impulso de proyectos relacionados con la sostenibilidad. Por otro lado, el Informe revela que de las empresas que sí cuentan con un presupuesto dedicado exclusivamente a acciones RSC solo un 7% destina más del 1,5% de sus ingresos a tales proyectos.

Núria Vilanova ha asegurado que “el Informe desvela que se ha producido un gran cambio en cómo las empresas perciben cuál debe ser su rol dentro y para la sociedad. Las compañías iberoamericanas no solo están convencidas de la necesidad de convertir la RSC y la sostenibilidad en uno de sus ejes principales, sino que apuestan por asumir el liderazgo en este aspecto”.

Post relacionados

septiembre

22Sep2:00 pm4:00 pmAlmuerzo CEAPI con Juan Manuel Serrano, presidente CORREOS | BARCELONA

27Sep8:30 pm10:30 pmCena en la Residencia de la Embajada de España en República Dominicana

octubre

05Oct9:30 am11:00 amConsejo Directivo

noviembre

17Nov9:30 am11:00 amConsejo Directivo

X